jueves, 1 de mayo de 2014

Por qué Argentina no jugó el Mundial de Brasil 1950

Argentina no participó en cuatro Mundiales, de los cuales, tres de ellos fueron por decisión propia y la restante por no haber clasificado en México 1970, su última gran ausencia en la máxima competencia.

A raíz de sus peleas y debates de criterios con numerosas asociaciones internacionales, el equipo albiceleste sufrió una importante sangría con tres ausencias consecutivas en competencias mundialistas (1938, 1950 y 1954), y más adelante le costaría asimilar hasta la humillante derrota y eliminación por 6-1 frente a Checoslovaquia, en el Mundial de Suecia 1958.


Los problemas habían comenzado con la designación del Mundial de 1930 que Uruguay había ganado la pulseada de maneja inobjetable como organizador de una Copa del Mundo, por haber conquistado las medallas olímpicas en los Juegos de París 1924 y Amsterdan 1928. La FIFA se basó en que el bicampeón olímpico debía ser el anfitrión de la primera cita mundialista.

AUSENTE PERO PRESENTE

En el Mundial de Italia 1934, Argentina concurrió con un equipo amateur a raíz de que los nuevos clubes afiliados a la AFA en la era profesional no estaban dispuestos a ceder a sus figuras a un viaje de 13.000 kilómetros en barco hacia el Viejo Continente. Las consecuencias estuvieron a la vista: caída por 3-2 frente a Suecia en Bologna, en el único partido que ha jugado el conjunto albiceleste en la Copa y luego se marchó a su casa.

EL PRIMER "FALTAZO"

La primera deserción argentina en una Copa del Mundo ocurrió en Francia 1938. En aquel momento, la FIFA había decidido la alternancia entre América y Europa para organizar el Mundial, algo que la máxima autoridad del fútbol dejó pasar por alto, y entregó la organización a los franceses cuando los dirigentes argentinos habían solicitado la sede en el mencionado año, según se había acordado en aquel momento.

Curiosamente, Brasil fue la gran cita a la que la Argentina se dio el lujo de estar ausente, ya que nuevamente la FIFA entendió que el regreso de los mundiales tras la Segunda Guerra debería realizarse en el país vecino.

El enojo argentino por la no designación de la sede fue de tal magnitud al punto que el gobierno de Juan Domingo Perón rompió relaciones diplomáticas con la gestión del brasileño Gaspar Dutra (1946-50), alcanzando la tensión bilateral con el tercer mandato de Getúlio Vargas (1951-54).

Incluso, un año atrás, el seleccionado albiceleste había derrotado a Brasil por 2-0 en la Copa América Extra, pero una fuerte pelea en el campo de juego deterioró a un más las relaciones deportivas con el gigante sudamericano.

Pero la huelga de jugadores profesionales de 1948 y el consecuente éxodo masivo de sus principales figuras al fútbol de Colombia declinó en la deserción del Gobierno de Perón a la cita mundialista, al entender que el conjunto nacional no contaba con sus jugadores de relieve para obtener la Copa.

Además, el seleccionado albiceleteste estuvo 21 años sin enfrentar a un rival europeo desde Yugoslavia (1930) hasta Inglaterra (1951) y para la FIFA formaba parte del costo que tuvo que pagar para no haber sido sede del Mundial de 1950.

Si no fuera por estos acontecimientos, Argentina habría contado con una oportunidad histórica de participar en el Mundial 1950 para coronarse campeón en el país de su eterno rival, algo que Uruguay (primer país organizador y campeón en 1930) aprovechó al máximo con el histórico Maracanazo que significó la obtención de su segundo Mundial.

Cabe señalar que, a pesar de las ausencias mundialistas, Argentina fue campeón de 7 Sudamericanos (1937, 1941, 1945, 1946, 1947, 1955 y 1957), además de haber conseguido la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Amsterdam 1928 y ser finalista del Mundial de 1930. Estos eran argumentos más que suficientes en aquella época para ser el organizador de una Copa del Mundo.

Nuevamente, la ausencia albiceleste se repitió en Suiza 1954 a raíz de enojo por la no designación de la sede para el Mundial y por fuertes discrepancias que Argentina mantenía con las asociaciones sudamericanas.

La última ausencia fue en México ’70 pero en este caso había sido por un tema exclusivamente deportivo, luego de haber quedado eliminado en la fase clasificatoria frente a la selección de Perú por 2 a 2, en La Bombonera. Desde entonces, Argentina ha tenido asistencia perfecta en 11 participaciones consecutivas, obteniendo dos Copas del Mundo (Argentina 1978 y México 1986) y un subcampeonato en Italia 1990.

Nota exclusiva creada y publicada por @maxikron

6 comentarios:

  1. Hombre, está claro que si se hubiesen presentado esa Argentina tanto en el 50 como en el 54 la albiceleste tendría ahora 2 Mundiales Más, eso es un hecho. Esa selección contaba con el mejor jugador de todos los tiempos, Alfredo Di Stéfano, que luego se nacionalizaría español, pero que entonces todavía era Argentino

    Portero: Antonio Rodríguez
    Lateral derecho: Higinio García
    Lateral izquierdo: García Pérez
    Central derecho: Fonda
    Centrohalf: Mouriño
    Medio izquierdo: Gutiérrez
    Interior derecho: Tucho Méndez
    Interior izquierdo: Labruna
    Extremo derecho: Boye
    Media punta: Alfredo Di Stéfano
    Extremo izquierdo: Lousta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten en cuenta Alberto, que no iban esos jugadores que dices, ya que justamente, mayoría estaban en el exterior y los países siempre utilizaban jugadores que se encontraban en su propio país, por lo que luego Argentinos y Uruguayos jugaron en selecciones italianas. Además, no estaba demostrado, pues Uruguay casi gana la Copa Río Branco 1950, a Brasil, ganando el primer partido en Brasil 4-3, perdiendo el segundo 2-3 y en el último, con "ayudita" arbitral, Brasil solo nos ganó por 1 a 0.

      Pero la verdad, las palabras se las lleva el viento, Uruguay ganó y casi gana el del 54 también.

      Eliminar
  2. Hombre, está claro que si se hubiesen presentado esa Argentina tanto en el 50 como en el 54 la albiceleste tendría ahora 2 Mundiales Más, eso es un hecho. Esa selección contaba con el mejor jugador de todos los tiempos, Alfredo Di Stéfano, que luego se nacionalizaría español, pero que entonces todavía era Argentino

    Portero: Antonio Rodríguez
    Lateral derecho: Higinio García
    Lateral izquierdo: García Pérez
    Central derecho: Fonda
    Centrohalf: Mouriño
    Medio izquierdo: Gutiérrez
    Interior derecho: Tucho Méndez
    Interior izquierdo: Labruna
    Extremo derecho: Boye
    Media punta: Alfredo Di Stéfano
    Extremo izquierdo: Lousta

    ResponderEliminar
  3. VEO DOS MOTIVOS ESENCIALES, LA FALTA DE PALABRA POR PARTE DE LOS ORGANISMOS EUROPEOS Y LA ESTUPIDEZ DE LA AFA. NADA A CAMBIADO.

    ResponderEliminar
  4. Alfredo Di Stéfano fue sólo un buen jugador, del estilo de Cristiano Ronaldo, es decir con una gran potencia física y un fuerte remate. Ni siquiera fue el mejor jugador de su época porque Garrincha era superior. Como ocurre habitualmente con los jugadores argentinos, se dimensiona su calidad en mucho mayor nivel que el que tuvo realmente.

    ResponderEliminar
  5. Garrincha fue un gran puntero derecho, fuera de esa posición no era nadie. Alfredo Distefano fue un crack de toda la cancha, como Pedernera, Moreno, Maradona y Messi. No hay comparación.

    ResponderEliminar